«El peor error que puede cometer un copywriter es aburrir.

El segundo peor es no ver cristalina la línea entre la coerción y la persuasión»

Menos palabras, a veces, significa más acción….

Primero

¿Tienes un producto que vale la pena presentar al mercado?

Piensa en ello tres segundos, por favor.

Ahora dale una vuelta con esta pregunta en el pensamiento:

¿Estás dispuesto a implicarte de verdad por tu proyecto?, o ¿quieres probar algo solo por ver si funciona, pero sin esforzarte demasiado ni ser un experto en lo que ofreces?

Piénsalo otra vez, unos tres segundos más.

Dicho y salvado este punto, quiero decirte que tenemos una oportunidad. Una de las buenas.

Y es que tu potencial cliente está hasta los cojones de ver escritos basura en internet…

  • Vendiendo y ofreciendo expectativas sin sentido.
  • Vendiendo usando clichés de venta y baratijas como: desvelar, descubrir, transformar, incluso si…
  • Vendiendo con lo que llaman closer de ventas, mostrando una lamentable desesperación.
  • Vendiendo usando de forma rastrera la escasez…
  • Relojes de cuenta atrás como si se fuera acabar el maldito mundo (aunque quizá no quede mucho)
  • Usando mal estructuras tan típicas que restan credibilidad: propuestas de valor, beneficios, testimonios… todo formulado siempre de la misma AIDA manera y sin originalidad.
  • Usando la estrategia del webinar o los 4 vídeos y la venta, etc…

Todo esto puede funcionar, pero tienes que saber cómo y cuándo usarlo.

Al empezar con esto del copywriting en 2018, había profesionales que vendían sus cursos ofreciéndote plantillas, por ejemplo, de lo que debías decir en cada email de ventas.

Es decir…

______________________________

Aquí te presentas _________

Aquí dices lo mal que lo pasará tu cliente si sigue de la misma manera ________

Aquí dices qué vendes _________

Aquí pones a tu primo _________

Aquí una frase célebre _________

______________________________

Mi desconocimiento inicial, solo me hacía sospechar de aquello.

Pero un par de años más tarde…

Era como…

¿Enserio?

Desconozco si todavía hay marketeros que venden cursos de esta manera, seguro que sí, y te aconsejo encarecidamente que te largues cuando lo veas.

Bien, en cualquier caso, todo esto es positivo para ti si estás empezando o estás en proceso de cambio en tus contenidos.

Porque todo este manto de mundanidad, te da la posibilidad de romper el patrón y diferenciarte de la competencia si de verdad quieres crear un negocio estable y rentable, honesto y con una marca memorable.

Aunque eso sí, quiero dejar algo claro. Vas a tener que ser valiente y sincero a ultranza. Vas a tener que apostar realmente por tu personalidad y no dejar a medias tintas ni en pantanos de ambigüedad cuál es la empresa que ofreces al mundo.

Y si lo haces bien, te aseguro una cosa: no va a ser el copywriting y cómo expresas tu mensaje a la galaxia lejana lo que te quite credibilidad o te lleve por el mal camino de las ventas… muy al contrario…

El copywriting bien aplicado hará despegar tu negocio desde una baja facturación y una marca poco conocida, hacia ganar dinero como seguramente mereces y que te conozcan por lo que ofreces, pero siempre con una base clarísima de dónde estás como profesional y lo que necesitas hacer en cada momento.

Siempre me ha sorprendido cómo vende la gente en internet; estudiando y aplicando las tácticas y estrategias venidas de Estados Unidos tal cuál. Sin más. Como si lo que ha funcionado en el pasado o en otro país, funcionara en el nuestro, porque sí, porque me llamo Eucalipto y punto pelota.

Lo que no saben la mayoría de profesionales en marketing, es que si realmente tienes un producto que funciona; que ofrece una transformación positiva, es útil o entretenido, o las dos cosas, NO necesitas usar técnicas de mierda para vender.

Si quieres ganar, destacar y crecer de verdad, llega como tienes que llegar a las personas: con la sinceridad a ultranza por delante para comunicarte directamente con las emociones.

Llámalo persuadir, esto es comunicar a al razón, y traspasarla hasta las emociones (o al revés)

Cosas:

  • Estudiar muy bien el mercado y tu competencia.
  • Buscar el ángulo de exposición textual.
  • Plantear una o varias estrategias.
  • Crear contenido: emails, páginas de venta, protocolos de atención al cliente…
  • Crear contenido: inbound y posicionable para dar autoridad con artículos de tu ámbito.

Además, es importante saber priorizar las ejecuciones para alcanzar objetivos en el tiempo.

En fin, un montón de historias…

Así que, como dudo que esto no sea de tu interés, te cuento lo que haremos:

1. Ponte en contacto conmigo a través del formulario, ahora sí, del botón rojo (son 3 preguntitas de nada, que tendrás listas en 3 minutos, para conocerte mejor).

2. Te responderé, si puedo, en 24 horas, después de valorar si me interesa que trabajemos juntos en tu proyecto.

3. Te contactaré (tanto si veo que podemos trabajar como si no). Y te daré mi opinión y auditoría totalmente personalizada y estudiada (por encima) de tu proyecto y por dónde tiraría yo.

4. Ningún compromiso. Nada que perder. Solo ganas información valiosa para ti y la posibilidad de que trabajemos juntos si llegamos a un acuerdo.

Te preguntas…

¿Cuánto vale?

Actualmente solo cito para consultorías personalizadas. Puedes trabajar conmigo para cualquier asunto relacionado contigo o tu negocio. Ya sea técnico, de marca, de posicionanmiento, de visibilidad, de imagen, de comunicación, de ventas, de escalabilidad, de definición etc.

A nivel personal trabajo con el dominio de liderazgo, gestión de emocional, gestión de empresa, reclutamiento, habilidad social y seguridad en uno mismo.

Las sesiones son online, salvo excepciones concertadas y suponen una inversión para ti de 250€ la hora.

¿Cuándo empezamos a trabajar?

Envíame un mensaje desde el formulario y lo agendamos.

¿Empezamos?